Thursday September 1st, 2022 | Cápsulas Vegetales

Cómo satisfacer la demanda de los consumidores de cápsulas de origen vegetal

Los consumidores de suplementos dietarios buscan cada vez más productos que se presenten como “totalmente naturales”. Esta preferencia incluye tanto los ingredientes activos como las cápsulas que los contienen y los consumidores valoran más las cápsulas de origen vegetal que las tradicionales de gelatina. 

En el sector farmacéutico, la demanda de cápsulas de origen vegetal también está creciendo, en gran parte debido a estas mismas preocupaciones (así como a las restricciones dietarias y/o religiosas de ciertas poblaciones). Las cápsulas de origen vegetal responden a estas preocupaciones centradas en el paciente, al tiempo que ofrecen ventajas de formulación, llenado y almacenamiento similares a las de las cápsulas de gelatina. 

Ideal para soluciones centradas en el paciente 

Las cápsulas duras de dos piezas ofrecen numerosas ventajas para los suplementos dietarios y los principios farmacéuticos activos destinados a formas de dosificación sólidas orales que no pueden formularse y fabricarse fácilmente como comprimidos. 

Las cápsulas tradicionales están formadas por gelatina, que se deriva de subproductos animales, principalmente de los huesos y la piel de vacas y cerdos, pero también del pescado. Durante décadas, estas cápsulas fueron la única opción disponible para los fabricantes que buscaban encapsular ingredientes destinados al consumo humano. 

Hoy en día, las cápsulas de origen vegetal constituyen una alternativa cada vez más atractiva para los consumidores. Estas cápsulas son naturales y no contienen conservantes, gelatina, trigo, gluten ni subproductos animales. Se producen a partir de celulosa cosechada de pinos o álamos y satisfacen las necesidades dietarias y culturales de los vegetarianos. También cumplen los requisitos de las religiones que prohíben el consumo de ingredientes derivados de ciertos tipos de animales. 

Además, en algunos estudios se ha demostrado que las cápsulas de origen vegetal, presentan un mayor rendimiento de disolución/desintegración en comparación con las cápsulas de gelatina. También se ha informado que ofrecen un mejor rendimiento en las máquinas de llenado, lo que se traduce directamente en una reducción de las pérdidas de materia prima y del tiempo de inactividad. 

Un mercado en rápido crecimiento 

No es de extrañar que la demanda de cápsulas de origen vegetal sea cada vez más rápida, y se prevé que el valor del mercado mundial alcance los $509,13 millones de dólares en 2022. Esta estimación incluye las cápsulas compuestas por pululan (α-1,4-α-1,6-glucano, un polímero polisacárido formado por unidades de maltotriosa), almidón e hidroxipropil-metilcelulosa (HPMC) que se utiliza en la fabricación de productos farmacéuticos, nutracéuticos (incluidos los suplementos dietéticos) y cosméticos. Se prevé que el segmento de la HPMC sea el que más crezca. 

Ventajas para el formulador 

Para ser aceptadas en el mercado, las cápsulas de origen vegetal deben comportarse igual o mejor que las cápsulas de gelatina tradicionales durante el llenado, el envasado, el almacenamiento y en la administración a pacientes y/o consumidores. Independientemente del polímero y otros ingredientes de formulación, las cápsulas no diseñadas para ser resistentes a los ácidos gástricos, deben permanecer intactas hasta que lleguen al estómago, momento en el que deben disolverse y liberar su contenido, en menos de 15 minutos. 

Las cápsulas de HPMC cumplen este requisito y ofrecen algunas ventajas sobre las cápsulas de gelatina. En el caso de las cápsulas de gelatina tradicionales, la temperatura y la humedad deben controlarse cuidadosamente en rangos estrechos durante el almacenamiento y la manipulación. Las cápsulas de HPMC son más tolerantes, por lo que los controles no tienen que ser tan amplios durante la fabricación y distribución de los productos finales de medicamentos y suplementos.  

Así mismo, en las cápsulas de origen vegetal no se necesitan conservantes para evitar el crecimiento microbiano, debido a la naturaleza de los polímeros utilizados para su producción. Este atributo permite simplificar tanto la formulación de las cápsulas como el proceso de producción, a la vez que proporcionan un beneficio real a los consumidores que se preocupan por la salud y/o no pueden consumir productos que contengan ciertos conservantes. 

Las cápsulas de HPMC también tienen un menor contenido de humedad que las cápsulas de gelatina, lo que es beneficioso para el llenado, especialmente para los ingredientes sensibles. En algunos casos, el uso de cápsulas de HPMC permite la entrega en forma encapsulada de una formulación que no es adecuada para el llenado en cápsulas de gelatina. 

Es importante destacar que las cápsulas de HPMC y otras cápsulas de origen vegetal tienen dimensiones, pesos y propiedades físicas generales muy similares a las de las cápsulas de gelatina tradicionales. En consecuencia, no es necesario ningún equipo de llenado especial cuando se trabaja con cápsulas de origen vegetal. 

Análisis positivo de la relación costo-beneficio 

Las cápsulas de origen vegetal suelen tener un precio superior a  las cápsulas de gelatina tradicionales. Esta diferencia no es excesiva, dada su reciente entrada en el mercado y los beneficios que aportan. Como la demanda de cápsulas de HPMC sigue creciendo y el volumen de fabricación se amplía en respuesta, el diferencial de precios está disminuyendo. 

Aun así, dado que las cápsulas de HPMC permiten a los fabricantes de medicamentos, nutracéuticos y cosméticos ampliar su alcance a nuevos segmentos de mercado y crear oportunidades para una expansión significativa de ventas, la diferencia de precio no es un obstáculo. Además, gran parte de esa diferencia puede recuperarse gracias a la mayor producción y productividad que se consigue con las cápsulas de HPMC en las máquinas de llenado automático de alta velocidad y a la reducción de los controles de temperatura y humedad necesarios durante la producción y la distribución. 

Cápsulas de origen vegetal de Farmacápsulas 

Farmacápsulas fue el primer fabricante que desarrolló cápsulas de origen vegetal de HPMC para su uso en productos farmacéuticos y nutracéuticos. Nuestras cápsulas K-CAPS® HPMC, están formuladas sin conservantes y cuentan con la certificación Kosher y Halal. 

Todas las materias primas utilizadas para producir las cápsulas K-CAPS HPMC se adquieren a socios estratégicos a largo plazo, que han sido seleccionados tras una amplia revisión de las características de sus productos y tecnologías de procesamiento, cadenas de suministro, sistemas de gestión de calidad, registros y certificaciones, historiales normativos, registros de cumplimiento de las GMP y capacidades de envasado y envío. Estos proveedores han podido demostrar que sus procesos de producción son sólidos y que producen materiales de alta calidad constante. 

Además, disponemos de un sistema de identificación de materias primas empleadas en la fabricación de un lote específico, de tan solo 6 horas. Del mismo modo, cuando se nos da un número de lote específico de materia prima, podemos identificar rápidamente qué cápsulas se produjeron utilizando un ingrediente en cuestión. 

Todas las cápsulas de K-CAPS (y de gelatina) fabricadas por Farmacápsulas se producen de acuerdo con las directrices actuales de buenas prácticas de fabricación de medicamentos o alimentos, respectivamente. Además de nuestra cartera estándar de cápsulas de K-CAPS HPMC, a menudo trabajamos en estrecha colaboración con los clientes para desarrollar formulaciones de cápsulas a medida, diseñadas para proporcionar un rendimiento óptimo para sus productos específicos y los perfiles de entrega deseados. 

Al igual que con nuestras cápsulas de gelatina, existen opciones de sellado e impresión para diferenciar los productos encapsulados en cápsulas K-CAPS HPMC y además, estamos desarrollando activamente nuevos colorantes naturales que ampliarán las opciones de las cápsulas vegetarianas. 

Farmacápsulas también invirtió recientemente 28 millones de dólares en la construcción de una nueva planta de K-CAPS® de 100.000 pies cuadrados, aumentando la capacidad de producción de cápsulas de HPMC en un 50%. Con esta inversión en planta y tecnología de última generación, hemos reafirmado nuestro compromiso con clientes que buscan cápsulas de origen vegetal de la más alta calidad, que satisfagan las crecientes demandas del mercado. 

ico-cotizar

Quote